La Alicia de Tim Burton, la película del año

5/03/2010

Como lo prometido es deuda, aquí está el reportaje sobre la Alice in Wonderland de Tim Burton. Han pasado ya algunos días desde su estreno y la controversia respecto a la película no ha hecho más que crecer. En internet, en la calle, en las plumas de los críticos existe una feroz división. Unos acusan a Burton de vender su talento a lo comercial y otros califican esta Alicia como una de sus obras maestras. Hemos querido desentrañar el por qué de posiciones tan enfrentadas ante un mismo metraje.

Así que empecemos por el principio, escuchar a los responsables del proyecto. Aunque la dirección la asume con su personal sello Tim Burton el guión corre a cargo de Linda Woolverton, guionista entre otras de otro éxito de Disney como fue El Rey León o de la serie para televisión basada en los Ewook. El reparto, por otra parte, lo encabezan Johnny Deep, actor fetiche de Burton, y un trío de magníficas actrices: la inmensa Helena Bonham-Carter, la siempre eficiente Anne Hathaway y la debutante Mia Wasikowska (a la que, a buen seguro, deben estar lloviéndole las ofertas por su fantástica interpretación). Para los que sepan inglés ahí van unas declaraciones de las tres protagonistas (Reina Roja, Reina Blanca y Alicia respectivamente) junto con las del director:



Para los que no sepan inglés, otro video de las chicas pero con subtítulos:



Y algunos titulares de Burton y Deep:

Tim Burton:

"El sombrerero siempre encarnó para mí el miedo."

"Johnny es un tipo raro, que suele crear sus personajes hablándole a una pelota de tenis que tiene en su mano."

"De eso se trata. De descubrir quién es. En un momento en el que no eres ni joven ni viejo, en el que no te sientes cómodo en tu piel. Es algo que a esa edad es muy importante, muy personal y muy simple."

"(Lewis Carroll)Era un genio que logró crear imágenes que se han convertido en referentes de varias generaciones."

Johnny Deep:

"Creo que si Tim tiene un defecto ése es elegirme para sus películas…"

"En algunos momentos mis compañeros de reparto no eran más que unas cartulinas que sostenía alguien de la producción o se mantenían en pie gracias a una cinta adhesiva."


Respecto al argumento, está basado en las obras de Lewis Carroll "Alicia en el País de las Maravillas" y "A través del espejo y lo q ue Alicia encontró allí". Han pasado diez años desde que Alicia estuvo por primera vez en el País de las Maravillas pero no lo recuerda. Es la fiesta de su pedida de mano y Alicia huye, de nuevo, a la caza del conejo blanco que siempre llega tarde. Vuelve a caer por una madriguera y ¡vuelta a empezar!, que si como esto me hago más grande, que si bebo me hago más pequeña... La diferencia es que ahora ese mundo está amenazado por la tiranía de la Reina Roja y únicamente Alicia puede ayudar a restaurar el equilibio matando al Galimatazo como predice el calendario.

SPOILER, NO LEER SI NO SE HA VISTO LA PELÍCULA
Con la ayuda del Sombrerero Loco, el Gato de Chesire, la Reina Blanca (hermana de la malvada Reina Roja), Tweedledum y Tweedledee Alicia consigue cumplir la profecía y, a lo largo de ese viaje, encontrarse también a sí misma. Cuando se despide del País de las Maravillas sabe qué quiere hacer con su vida, deja plantado a su futuro marido y se embarca en más aventuras, ahora en el mundo que llamamos "real".
FIN SPOILER

Pero, como pasa en los libros de Carroll, lo importante no es el argumento sino el universo onírico, absurdo e incluso loco que se pretende representar. Un lugar en el que nada tiene lógica y es necesario que así sea para darle a todo un sentido. Un universo que haga sentir al lector/espectador desvalido de las convenciones de las que normalmente se sirve. Eso es lo que guinista y director han intentado plasmar en la película, utilizando los elementos de los libros que servían a esa causa y creando otros nuevos con el fin de trasladar toda esa esencia a la pantalla.


Para poder inclinar la balanza a favor o en contra de esta Alicia debemos, también, tener en cuenta aspectos técnicos como la BANDA SONORA

La música de la película corre a cargo de Danny Elfman, una de las apuestas seguras de la industria. El score cuenta con 24 cortes incluyendo dos reprises, entre los que destaca el tema principal, el dedicado a la protagonista. Por otro lado, como suele ser habitual, se ha lanzado una BSO oficial con canciones pertenecientes e inspiradas en Alice in Wonderland. El álbum se ha titulado Almost Alice y contiene, entre otros, temas de Robert Smith, Franz Ferdinand y la canción de Avril Lavigne que se usa, además, en los títulos de crédito (que recomiendo ver hasta el final, sobretodo en 3D, llega un momento en que no puedes apartar la vista). Muy chula, si señor:


Vamos terminando, amigos, que la cena se enfría. Otro de los aspectos técnicos a resaltar son sin duda los efectos especiales. Para ello nada mejor que imágenes en lugar de palabras, en este caso videos cortesía del blog de Cinemanía:





¿Obra maestra o bodrio? Dos blogueros dan su veredicto final:

A FAVOR: ALBERTO TIRADO

Argumento: Plantear una continuación de los dos libros de Lewis Carroll con una Alicia ya crecida suponía un reto interesante y complicado para Woolverton. Resultaba muy sencillo caer en el error sangrante, el descuido o la invención absurda, desvirtuando la esencia del País de las Maravillas (y del Espejo) y todas sus criaturas. Afortunadamente, Burton y Woolverton han realizado un trabajo excelente en materia de guión, cuidando cada detalle y dando a luz una historia que es digna sucesora de la obra de Carroll. Como es lógico, Burton se ha tomado varias libertades y licencias (sobre todo para dar protagonismo al Sombrerero), pero (casi) ninguna chirria. A su vez, la historia está bien hilvanada, no se hace larga o pesada en ningún momento, los nuevos elementos introducidos (la espada, el comandante de la Reina Roja) están en sintonía con los mundos de Carroll... Sin duda alguna, se trata de un magnífico producto de entretenimiento, y un homenaje fantástico a la Alicia literaria. Nota: 8.

Actores: ¿Qué se puede decir de una película en este ámbito, cuando los intérpretes son Depp, Bonham Carter, Rickman, Spall o Christopher Lee? Pues que es una gozada, sin más. Si bien es cierto que nadie brilla especialmente, todos ponen su granito de arena para sacarle jugo al acertado guión de Woolverton. En este sentido, cabe dar un sincero aplauso a Mia Wasikowska, quien, en su primer papel importante, no desluce en absoluto (lo que no sería difícil frente a tanto peso pesado de la interpretación). Eso sí, tengo unas ganas locas de ver esta película en versión original y así escuchar a Alan Rickman como la Oruga, a Stephen Fry como el Gato de Cheshire (cuyo espíritu se ha mantenido intacto) y a Christopher Lee como el Jabberwocky. Nota: 8.

Lo mejor: La excelente recreación del País de las Maravillas, cuidada hasta el más mínimo detalle tanto a nivel técnico-artístico (como ya se ha comentado más arriba) como conceptual (los personajes, los ambientes, los diálogos absurdos...).

Lo peor: Que en cierto barco no esté cierto personaje con Alicia. Y hasta aquí puedo leer...

Extraído de su blog, Zeality.

EN CONTRA: JORGE FM

Los meses de expectación y las toneladas de bombardeo mediático y marketing quizás se volvieron finalmente en contra de aquéllos que, esperando una de las grandes películas del momento, se quedaron con un mero divertimento palomitero insustancial y demasiado facilón.

Con todo -al César lo que es del César- hay que reconocer el universo de Lewis Carroll era un caldo de cultivo idóneo para que Tim Burton desarrollara a lo grande su excéntrico y genuino estilo. El director no ha desaprovechado esta perfecta ocasión, y de hecho la ambientación surrealista del País de las Maravillas y la caracterización de sus desternillantes habitantes se presentan como los dos puntos más fuertes de la cinta.

El entusiasmo se trunca cuando descubrimos que, más allá de unos escenarios pintorescos e impecablemente renderizados, la película no ofrece más que una historia que aun teniendo un comienzo aceptable, flaquea progresivamente con aderezo de toda clase de tópicos infantiloides, y se termina difuminando en un desenlace trillado y previsible. Una historia que, en favor de una sustanciosa taquilla, y bajo los inflexibles criterios comerciales de una compañía como Walt Disney, elude la esencia crítica y marcadamente social en la que está imbuida la obra de Carroll, para presentarnos una reivindicación feminista y meramente individual.

Un trabajo en el que, en definitiva, la forma y el fondo no equilibran la balanza, o al menos no en la medida en la que Burton nos tenía acostumbrados.
____________________________________________________________


Lo que está claro es que esta Alice y su Wonderland salido de la mente de Tim Burton no ha dejado indiferente a nadie.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 comentarios:

Alberto Zeal dijo...

Sí que te has tomado tu tiempo, ¿eh? :P Muchas gracias por citarme, guapa. Y dado que se me ha enfrentado a una opinión contraria sin consultar (ejem, ejem :P), creo que es justo que disponga de mi contraréplica.

Hacer una crítica social con esta Alicia habría sido desvirtuarla. Ciertamente, Carroll carga mucho las tintas contra la sociedad inglesa de la época, haciendo retratos esperpénticos de la monarquía, la nobleza, etc., etc. Sin embargo, esa crítica, en una película actual, quedaría completamente descontextualizada, y carecería de sentido (casi dos siglos de diferencia se notan, y mucho). Tampoco hay que olvidar que mucha gente no se ha leído Alicia y, por tanto, desconoce esa faceta de los libros de Carroll.

Sin embargo, sí se cuidan dos factores que son los que realmente han convertido a los libros de Alicia en universales. Primero, el ambiente surrealista, donde nada tiene sentido (o, al menos, no lo parece a simple vista); segundo, la crisis de identidad de Alicia. Los libros de Alicia simbolizan los continuos cambios y exigencias que sufren los niños para adaptarse, a marchas forzadas, a un mundo que no es el suyo y que no comprenden (lo que deriva en confusión y pérdida de identidad -la propia Alicia reconocerá ante el gusano que ya no sabe quién es-): el de los adultos. Esto es, son un adelanto de las posteriores teorías de la psicología evolutiva de Jean Piaget.

En este sentido, se ve a una Alicia que tiene miedo de convertirse definitivamente en adulta, de arriesgarse a tomar el camino que la sociedad le impone (casarse con un hombre que desprecia, pero de gran fortuna); sin embargo, también le tiene miedo a la vejez en soledad y la locura. Esto es lo que la hace escapar y adentrarse en un mundo de las maravillas, en el que, al principio, no sabrá ni quién es (niega ser la Alicia de la que hablan el Dodo y demás personajes) ni lo que quiere; pero, poco a poco, irá averiguando lo que no quiere para su vida y, finalmente, ganará el valor necesario para encarar al Jabberwocky / rechazar a su prometido y cumplir con sus verdaderos sueños.

Lógicamente, Burton ha planteado una película muy generalista. Si hubiera calcado a Carroll, la cinta sería un fracaso (pues no muchos llegan a apreciar el ingenio de estas obras surrealistas); si, por contra, se hubiera tomado demasiadas libertades para hacer un filme al uso, las críticas le habrían cosido a palos (y los mismos fans de Alicia, que no son pocos en el mercado anglosajón -el que más interesa-). De ahí que Burton haya hecho una película para todos los públicos, que no desagradara a nadie y, sobre todo, que resultara entretenida, respetando el contexto y la esencia de los mundos de Alicia. Era difícil, desde luego. Tampoco es que sea una de sus obras maestras, pero resulta innegable el esfuerzo titánico que se ha realizado en el guión. Eso sí, hay que mirar con mucha lupa para pillar los matices (y los guiños).

Publicar un comentario en la entrada

 

También en...