¡Vuelve, Vicente!

9/25/2008

Septiembre, además de devolvernos al colegio, universidad, trabajo... a la rutina personal en definitiva, también nos trae de vuelta la parrilla de programas matinales. Pero este año ese retorno traía sorpresa, como el famoso huevo de chocolate por el que nos pirrábamos de pequeños pero que luego nos decepcionaba. Porque mucho envoltorio para ver que solo traía una mierda de muñequito cuyo destino era perderse en la inmensidad de nuestra habitación. En este caso, y prometo no ahondar más en el símil del huevo, se presentaba a María Teresa Campos como conductora y directora de La Mirada Crítica. Cambio, a priori incomprensible teniendo en cuenta los buenos resultados de audiencia de la temporada anterior en la que Vicente Vallés se encargaba del espacio.

Algunas fuentes aseguran, no obstante, que fue el propio Vallés quien decidió salir de Telecinco dicen que al sentirse fuera de lugar ante la línea editorial de la cadena. No me extrañaría nada. El caso es que se crearon ciertas expectativas respecto a la nueva temporada. ¿Probaría por fin María Teresa que sigue siendo la gran comunicadora que fue en sus tiempos de éxito radiofónico? ¿Qué tal se desenvolvería en un espacio fundamentalmente de opinión seria e informativo? Entre los atractivos de La Mirada Crítica se encontraban sus colaboradores como la actual presidenta de la Federación de periodistas, Magis Iglesias, periodistas de prestigio, directivos de medios de comunicación relevantes... Gente de una gran altura cultural que propiciaba los mejores debates que se veían en la televisión. Otro punto a su favor era que contaban para cada asunto con la opinión de expertos de verdad, catedráticos universitarios y las voces más autorizadas en el tema que se estuviera tratando.

Así que a mi no me terminaba de cuadrar María Teresa en medio de todo ese tinglado porque su estilo de hacer televisión desde hace muhos años es otro totalmente diferente. Será emocionante, pensé, verla entonces en un registro más serio y en un estudiado segundo plano que facilite el desarrollo del programa. Así que el día del estreno me senté delante de la tele a las 8.30 de la mañana ansiosa por satisfacer mi curiosidad. Además comenzaron con ZP como invitado en un momento en el que hay muchas preguntas que España entera quiere que conteste y pronto.

Pues "ná de ná", mi gozo en un pozo y el programa haciendo aguas por todas partes. Para empezar la mesa de debate la "perpetraban" el Urdaci, María Antonia Iglesias, Isabel Durán y un Fernando Garea que si no se sentía fuera de lugar desde el minuto uno tuvo que terminar muerto de vergüenza ajena pues era el único que aportaba algo coherente. Bueno, pensé, son colaboradores de la plantilla de Telecinco y tienen que comer. La entrevista a ZP será mejor. Supongo que intentaba convencerme más que otra cosa.

Llegó el presidente del gobierno al estudio, la Campos formula la primera pregunta y, ¡oiga, Mari Tere, déjele contestar al hombre! ¡que la entrevistada no es usted sino la entrevistadora!. Bueno, pobre, parece que ha perdido la práctica. O no. Porque hace lo mismo pregunta tras pregunta. Le interrumpe, le contradice sin sentido, le corta constantemente. Toma notas de una manera que delata que nunca estudió periodismo ni ninguna carrera, solo le falta repetir lo que va escribiendo en voz alta. No le mira a los ojos, vamos hace todo lo que no se debe hacer en una entrevista a fondo. Yo soy el presidente y me levanto dejándola con un palmo de narices. Prometo que no hace falta estudiar cinco años para no cometer esos errores, son de sentido común.

Me pone tan nerviosa que cambio a los diez minutos de entrevista a TVE, esperando que Pepa Bueno siga en los Desayunos, ¡Uff! menos mal. En ese momento me pareció la mejor presentadora del mundo y es que, señores, es un abismo lo que hay entre ella y la Campos. Curiosamente me percato de que Magis está ahora colaborando con este programa y no me extraña. Ha hecho bien en huír cuando ha podido.

Desde ese primer día de decepción solo veo La Mirada Crítica de pasada y se certifica que María Teresa no se ha adaptado al formato, sino que ha adaptado el formato a ella. Es decir, ha convertido un programa serio y de nivel en un pseudo-magazín con su sección de sucesos e "investigación" y todo. El gran Josto Maffeo ha quedado relegado a un papel caricaturesco, realmente no sé muy bien que pinta ahí. Lo único que le falta a la nueva Mirada Crítica es fichar como reportera a la Esteban porque más no se puede parecer al programa de su compañera de cadena Ana Rosa.

En definitiva podemos concluir que La Mirada Crítica ha muerto y con ella uno de los últimos reductos interesantes del canal. El día que se larguen Mercedes Milà y Xavier Sardà podremos tirar de la cadena del water con toda la parrilla de Telecinco dentro sin miedo a que se pierda algo que no sea mierda.

5 comentarios:

Sara dijo...

Jajaja
Pues no lo he visto aún, pero vaya, se me han quitado las ganas. Es que cuando me enteré de que iba el Urdaci ya perdió por lo menos 3 puntos.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Pues ahora mismo, hasta con Mercedes Milá y Javier Sardá dentro, ambos inclusive, tiraba yo la parrilla de T5...., sin contemplaciones además...

Alberto Zeal dijo...

Pues qué quieres que te diga, yo prefería La Mirada Crítica con su antigua presentadora, Montserrat Domínguez, que le daba un aire más próximo al programa, pero sin perder en absoluto la rigurosidad.

Con todo, Mari Tere hace ya años que debería haberse retirado, ya que su idea de televisión está caduca y obsoleta.

De todos modos, Telecinco hace ya tb mucho tiempo que ha perdido el rumbo. Salvo CSI, no tiene nada que merezca la pena, así que, para mí, hace ya muchos años que está en el cubo de la basura, salvo para los lunes por las noches.

iMeMiNe dijo...

Bueno, alberto, cierto es que "la Montse" ha sido la mejor presentadora que ha pasado por el programa... Pero Vicente hacía un trabajo respetable y consiguió darle una línea personal al programa sin que dejara de ser riguroso y serio.

Y sobre Telecinco, qué queréis que os diga, es que yo por esos dos comunicadores tengo debilidad. Porque podrán gustar más o menos pero ambos tienen dos cosas que admiro:

1º Han conseguido hacer el programa que les sale de los *******
2º Tienen un estilo muy marcado y, aparentemente, no se dejan llevar por la línea editorial de tal o cual medio.

DrRoberts dijo...

Tienes razón a la Millá, que va de diva, hasta presume de ser guapa, recuerdo en radio80 a Pablo Motos regodearse a costa de esta creencia suya, a Sardá por poder hacerlo mejor y no querer y a Campos porque ella es el centro del universo, !qué pesada es!, a donde l@s envías, se lo merecen

saludos

Publicar un comentario

 

También en...