In my own write

10/21/2008

[Extracto de In my own write. Advertencia: Debe ser leído mientras se escucha la canción para ser entendido al 100%. Si gusta, subiré más extractos musicados]



Había que tomar una decisión pronto, así que Mónica convocó al comité de sabios. Tomaron asiento en las tres tribunas que rodeaban su pequeña figura. Tendría unos ocho o nueve años, el pelo castaño, interminable, recogido solo en parte mientras el resto caía sobre su espalda. De estatura normal para su edad, tenía los ojos negros y tristes. Por lo demás, su aspecto y su cara eran totalmente normales, sin nada que horrorizara pero tampoco nada que la hiciera destacar de las demás. La sala esta vez estaba abarrotada, no cabía ni un alfiler, y es que el tema lo merecía. La niña comenzó a parlotear, intentado convencer a los presentes de su decisión. Los sabios la miraban incrédulos, no entendían la naturaleza de su petición y negaban todo el tiempo con la cabeza mientras permanecían en silencio.

"He decidido sacrificar mi inteligencia para ser más guapa"

Algunos sabios ahogaron un grito de indignación tapando su boca con las capas. Debajo de su murmullo se alcanzaba a oír unas risas chillonas y maliciosas. Nadie sabía de dónde procedían esas risas pero antes de que algún sabio lo pudiera indagar, Mónica siguió hablando:

"Dicen que soy una empollona, dicen que soy muy lista. Yo no hago nada, me gusta leer los libros del colegio pero odio hacer los deberes. ¿Por qué me tratan como si fuera distinta a ellas? ¿Por qué solo quieren jugar conmigo los chicos?. Si fuera guapa como ellas, me aceptarían. A mí me gusta jugar a detectives con mis amigos, ser la "cabeza de sangre"... Pero a veces son un poco brutos. Si sacara peores notas, ellas me aceptarían."

Uno de los sabios no pudo callar por más tiempo, se levantó y comenzó a vociferar. Le siguieron unos veinte más. Mónica no podía oír lo que decían, hablaban demasiado fuerte y todos a la vez. Pero tenía claro que desaprobaban su decisión. Volvieron las risas chillonas. Y cuanto más fuerte se escuchaban, más gritaban los sabios. Ya estaban todos de pie en sus tribunas, parecían muy enfadados. Mónica se sentó cogiéndose las rodillas. Lloraba y lloraba sin saber muy bien por qué lo hacía. Seguiría siendo una niña normal, que no destacara por su belleza pero sí por tener solo amigos y sacar buenas notas. El caso es que pensar en ello no la hacía sentir desgraciada.

Entonces una voz de mujer irrumpió en la sala, acalló las insoportables risas e incluso los gritos de los sabios. "¡Mónica!, ¡Mónica!" la llamaba. De pronto todo se desvaneció en una súbita nube de humo. En lo que tardó en parpadear la niña desaparecieron las tribunas junto con los sabios y ella estaba agarrando sus rodillas sobre la cama. Seguía llorando, y seguía sin saber por qué lloraba. Volvía a sentirse sola, desamparada. Sentía que su mundo se había derrumbado por completo. Como si fuera una de esas construcciones de cristal que los Fraguel disfrutaban destrozando mientras que los Curri se afanaban por volver a levantar. Esta vez no habían quedado ni los cimientos y los Curri miraban desolados sin saber por dónde empezar.

Comprendió que había vuelto a su habitación, a la realidad. Y, probablemente, esa era la peor noticia que podía recibir en ese momento.

7 comentarios:

Lord Taran dijo...

Bravo, me ha gustado bastante, más según avanzabas en el relato :)
Si se convierte en tu primer libro, querré que me lo firmes :D

Tillocai dijo...

no me puedes hacer esto marta, ya quiero saber más de la historia de monica, porque queria ser menos lista y más guapa,ya lo he dicho espero que algún día pueda comprar este libro de alguna de las estanterias de na buena libreria

DrRobert dijo...

iMeMiNe, Mónica no se ha reconciliado consigo misma aún, como has hecho tú.

Posee dotes muy importantes, como pueden ser la inteligencia y la capacidad de desarrollo social que , en este momento no está valorando.

La belleza no existe si no es para el criterio de alguien.

Las " risas chillonas y maliciosas" ¿serían del duendecillo malo o travieso que tod@s llevamos dentro?.

Lo que parece muy evidebte es que no acabamos de apreciar los valores que tenemos y deseamos lo que no tenemos, Mónica quiere ser bella, siendo inteligente y las otras chicas sean o no bellas desean, seguramente, su inteligencia.

Saludos

iMeMiNe dijo...

A tillocai y drrobert: Tranquilos que Mónica evolucionará... Esto es sólo un extracto y aquí solo tiene 8 o 9 años. Ni yo misma sé aún cómo terminará, qué será de ella. Todos de pequeños queremos gustar a los demás, pienso.

Por cierto drrobert, no se ha reconciliado porque Mónica no soy yo, su historia tiene mucho de fábula, ya lo verás.

Y lord taran, descuida que si llega ese día tendrás tu ejemplar firmado :P

Anónimo dijo...

Jjajaja, tui ne eres Mónica pero seguramente esté influenciada por su creadora.

Su futuro no se sabe pero parece, si no lo tuercen acontecimientos indeseados, caminar hacia la reconciliación, la convergencia sería el paso natural entre la belleza y la inteligencia, esta última debería marchitarse más tarde, salvo sucesos inesperados.

Bueno, ya veremos hacia donde camina la historia ya que no está prediseñada.

Me falla la forma habitual de enviar comentarios por lo que me veo obligado a mandarlos anónimos con firma

Saludos


DrRobert

iMeMiNe dijo...

Toda creación tiene algo, obviamente, del que lo crea. Pero nunca se sabe qué puede ser, un detalle, todo, una palabra, todas... :P

Por cierto, ese fallo con los comentarios ¿te pasa en todos los blogs de blogger o solo en el mío? Si te pasa solo con el mío dímelo para revisar la configuración ;)

Anónimo dijo...

Veremos por donde camina Mónica, ya que es muy cierto que al no tener preconcebido su camino éste puede variar a razón de tu propia experiencia, estado de ánimo etc...

Solamente he escrito en dos blogs y me pasa en los dos ese fallo, no se por qué puede ser eso ni como solucionarlo iMeMiNe,me produce rabia e impotencia, si sospechas por qué puede suceder eso te agradecería me lo hicieras saber.


Saludos



DrRobert

Publicar un comentario

 

También en...