Un milagro en equilibrio

7/20/2009

No sabría decir con exactitud cuánto tiempo llevaba sin leerme un libro en dos días y menos un ejemplar de más de 400 páginas. Me temo que desde que cayó en mis manos una copia digital de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Este fin de semana sospecho que lo he hecho por no pensar en mi debut en prensa escrita del martes... pero hace algunos años, en mi tierna adolescencia, era habitual verme durante el verano devorar uno tras otro todos los libros que a lo largo del año hubiera comprado mi abuelo en el Círculo de Lectores o en alguna de esas colecciones de clásicos que sacan los periódicos.

La gran diferencia es que entonces, con menos incluso de veinte años, no me podía sentir identificada con nada de lo que leía. Tampoco lo buscaba sino más bien lo contrario, si el relato era imposible y distante de mi realidad más me gustaba. Hoy en día sigo leyendo de todo aunque muchísimo menos de lo que me gustaría por falta de tiempo. Así que cuando terminé los exámenes me propuse leerme los libros que me han regalado en el último año y aún no he leído: algunos de monólogos, novela histórica, clásicos, beatlémanos y mi primer tomo de Lucía Etxebarría.


Resulta curioso, irónico y profético que mi hermana Sonia pidiera a los Reyes Magos en su carta que me trajeran Un milagro en equilibrio. En primer lugar porque todavía no entiendo cómo mi hermana pudo saber que hacía mucho que tenía curiosidad por leer algo de la Etxebarría. En segundo lugar por el libro en sí... Una carta de la escritora protagonista, Eva, a su bebé recién nacida. De hecho la portada es una foto del bebé de la propia Lucía... ¿No es curioso que Sonia se quedara embarazada unos meses después de hacerme ese regalo?

Si a todo eso sumamos que mi reloj biológico es ya algo ineludible y que resuena en mi interior más que si yo misma fuera el mecanismo del Big Ben deducimos fácilmente que el libro me ha enganchado. He descubierto algo que me temía, que suena a biográfico 100%. Lo cual en mis circunstancias me ha encantado porque siempre es interesante conocer las reflexiones sobre el embarazo y la maternidad de mujeres cultas y/o con profesiones liberales. Eso si, se pasa la autora de feminista. Cosa que ya me esperaba por las pocas visitas que he hecho a su blog en los últimos años.

En definitiva, el libro aporta lo que promete, mucho de embarazo y maternidad. Lo recomiendo a mujeres que no se hayan planteado aún ser madres (y estén en edad de serlo) así como a hombres que quieran entender a las mujeres y su reloj biológico (Oni-kun es el primero que debería leerlo).


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

con relacion a la pregunta k t hacias sobre lo curioso d k sonia este en estado y kisiera regalarte el libro es xk pidio un deseo.y a veces los deseos se hacen realidad y ekilibran.¿NO?

iMeMiNe dijo...

Señor/a lector/a anónimo/a:

No entiendo bien su pregunta. Lo que me resulta curioso es que mi hermana, que en enero ni se planteaba quedarse embarazada, me regalara precisamente ese libro por reyes. Me consta que me lo debió regalar porque me conoce bien y porque yo sí tengo interés en la maternidad... Y lo hace curioso el hecho de que esté ahorala que esté en estado sea ella...

Publicar un comentario

 

También en...