"Vale, tengo un problema con..."

5/11/2011

Muy pocas son las veces que empezamos una frase con estas palabras convencidos de lo que estamos diciendo. Supongo que es porque en esta sociedad occidental en que vivimos tenemos tan interiorizado el sentimiento de culpa que asimilamos que reconocer un error es vergonzoso. Pero, amigos, no hay nada más liberador para el espíritu que dar un paso al frente y reconocer que algo te supone un problema o que has hecho tal cosa mal.

Siguiendo mis propios consejos hace unos días (cuatro concretamente) di un golpe en la mesa y dije: "¡Si! ¡Tengo un problema con la comida!". Como lo dije gritando, el pobre Oni se giró asustado pensando que le decía algo a él. Explicar los motivos de mi problema me llevaría tres entradas de blog y una sesión de psicoterapia pública, aunque lo bueno es que los tengo perfectamente identificados y con que yo lo sepa, basta. Lo que si puedo explicar es qué problema tengo con la alimentación. Es sencillo, relaciono los momentos felices con comida. Si veo una película sólo la disfruto con unas palomitas y un refresco, si quiero que sea un día especial tiene que ir acompañado de una comida especial. También como cuando tengo un mal día, cuando quiero evitar reaccionar desproporcionadamente ante una situación o si creo que puedo tener ansiedad.

La gota que ha colmado el vaso ha sido descubrir qué narices era el síndrome de abandono, ¿lo recordáis?. Pues es que desde que soy consciente de que la mayoría de malas sensaciones que tengo durante la semana provienen de este síndrome trato de asilarlas, eliminar de mi mente ese malestar infundado. Y, claro, ¿qué mejor ayuda que unas grasas saturadas o un mucho de azúcar para subirme el ánimo?

A eso debemos sumarle que soy consciente hace tiempo de que necesito mejorar mi forma física, ya no por el peso que tengo de más sino por una cuestión de salud. Lo que pasa es que hasta ahora tenía otras prioridades anímicas y de desarrollo personal. No me arrepiento, creo que he seguido mi proceso vital en el orden correcto: primero un gran conocimiento de mí misma y después cambiar malos hábitos que me hacen infeliz.

Estoy siguiendo un método patentado por Oni y por mí (el Método Michael Jackson), con una dieta recomendada por un nutricionista y una rutina de ejercicios supervisada por un profesional. Además me he hecho un reconocimiento médico previo para no correr riesgos. Me he propuesto perder unos veinte kilos y, lejos de avergonzarme, me enorgullece haber sido capaz una vez más de coger otro toro por los cuernos. Porque, señores, la vida es tremendamente corta y perderla lamentándose por lo que podríamos hacer y no hacemos es UNA SOBERANA TONTERÍA.

Así que os lanzo el siguiente reto: Durante 60 días seguiré a rajatabla el Método Michael Jackson y pretendo perder por lo menos la mitad de esos 20 kilos, ¿qué reto haréis vosotros para acompañarme? Tiene que ser algo que siempre estáis dejando para otro momento, algo que realmente deseáis hacer pero nunca hacéis: el carné de conducir, dejar de fumar, perder peso también, aprender a hacer el moonwalker... Venga, a ver si viendo vuestros retos me motivo para seguir en mi empeño.

¡Feliz miércoles! Y, en especial para mi Oni que hoy cumple 31 añacos.



¿Desea saber más?

Si te ha gustado esta entrada te recomiendo la lectura del siguiente post de Kirai: Hansei


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Cherry dijo...

Pues yo me propuse lo mismo y ya he perdido diez kilos...

:)

Beatles dijo...

Pues yo te voy a intentar acompañar dejando de fumar.
Me queda media cajetilla y,en su momento,me propuse que la próxima vez que subiera el tabaco agotaría las existencias que tuviera en ese momento y no compraría ni una más.
El motivo de dejarlo por el precio al que ha llegado el tabaco es mucho más banal que el puramente saludable pero siempre tiene que haber un motivo que ayude a la salud.Así somos los humanos.
Suerte en la andadura y ya,dentro de unos meses,nos contaremos las experiencias.;)

Publicar un comentario

 

También en...