Ángel Sanz Briz, el Schlinder español

12/16/2008

No puedo dejar que se me pase la oportunidad de hablar de Ángel Sanz Briz, el ángel de Budapest. Pero en lugar de condensar la información a mi antojo voy a facilitaros las fuentes completas, este personaje se lo merece. Salvó a 4.000 judíos más que Oskar Schindler, es español y aún así desconocido...

Fundación Raoul Wallenberg: "Sanz Briz (1910, Zaragoza) fue un jóven diplomático del gobierno franquista que cumplió una misión como encargado de negocios de España en Budapest entre 1943 y 1944. Lo que hizo en ese breve lapso de tiempo le valió pasar a la historia como héroe de la humanidad.

Sin que mediara una órden de su gobierno, Sanz Briz utilizó todos los recursos posibles para evitar que miles de personas fueran conducidas a las cámaras de gas de Auschwitz y Birkenau. Trabajó en colaboración con Raoul Wallenberg, detenido y desaparecido en 1945 por el ejército soviético; el Nuncio Apostólico Angelo Rota, el cónsul suizo Carl Lutz y muchos otros diplomáticos que conformaban una suerte de red clandestina de salvataje.

Entre sus más fieles colaboradores se encontraba Jorge Perlasca, un amigo italiano que se autoproclamó embajador de España cuando Sanz Briz fue obligado a abandonar la misión a fines de 1944 y que salvó a miles de la deportación a los campos de exterminio.

Trabajando sin pausa, provisto sólo de determinación y coraje, Sanz Briz emitió miles de cartas de protección que garantizaban inmunidad a sus portadores. Cuando era interpelados por las autoridades pro-nazis o por el mismísimo Adolf Eichmann -encargado de la "Solución Final" en Hungría- argumentaba que se trataba de documentos para ser entregados sólo a judíos sefaraditas, a quienes el gobierno de Franco les reconocía su derecho a la nacionalidad española.

"Las doscientas unidades que me habían sido concedidas las convertí en doscientas familias; y las doscientas familias se multiplicaron indefinidamente merced al simple procedimiento de no expedir documento o pasaporte alguno con un número superior a 200", contaría años después Sanz Briz en el libro "España y los Judíos", de Federico Ysart.

Sólo una minoría de los aproximadamente 5.200 judíos que salvó Sanz Briz eran de origen español.

El 16 de Octubre de 1994 fue descubierta una placa en su memoria frente al Parque San Esteban, en una de las casas de Budapest que sirvió de refugio a centenares de judíos. En España su rostro y nombre ilustran una estampilla conmemorativa de una serie dedicada a los derechos humanos.

También merecen ser mencionadas las acciones desarrolladas a favor de los judíos por el agregado de la embajada española en Berlín, José Ruiz Santaella, poco tiempo antes que Sanz Briz llegara a la capital magyar."

En 1991 le fue concedido a los herederos de Sanz Briz el título de Justo entre las Naciones en Israel. Es lo más parecido a ser un santo católico. El Gobierno Húngaro le concedió, además, en 1994 la Cruz de la Orden del Mérito de la República Húngara a título póstumo. Fue el primer diplomático en aparecer en un sello de correos de España.

José Antonio del Valle en Libro de Notas: "Sanz Briz fue un diplomático maño que en marzo de 1944 era secretario de la embajada española en Budapest cuando el almirante Horthy, regente de Hungría, fue obligado por Hitler a nombrar un gobierno pronazi encabezado por Döme Sztojay. Inmediatamente comenzaron a aplicarse en todo el país y particularmente en Budapest las medidas antijudías que eran la norma en los países ocupados, empezando por la obligación de llevar la estrella de David y terminando por la deportación. En mayo el ministro de España en Budapest Miguel Angel Muguiro informó al gobierno de la situación. En aquel momento nuestro país no había reconocido aún al gobierno de Sztojay y en junio Muguiro tuvo que abandonar el país acusado de haberlo impedido con sus informes, no sin antes haber tramitado los visados que salvaron a 500 niños. De esta manera Sanz Briz quedó convertido en el representante oficial de España en Hungría. En julio Sanz Briz calculaba en medio millón el número de judíos deportados y había empezado a conceder visados con los que 1684 judíos pudieron huir a Suiza. El 15 de octubre el almirante Horthy fue detenido, y llegó al poder Ferenc Szalasi el líder de los nazis húngaros. Inmediatamente la persecución contra los judíos se endureció. Mientras Sanz Briz había conseguido que se le permitiera extender pasaportes españoles para los judíos sefarditas de la ciudad. Estaba autorizado a conceder 200, y como sólo encontró 45 sefarditas empezó por repartir el resto entre judíos asquenazíes que eran mayoría en Budapest. Luego se le ocurrió el subterfugio de conceder pasaporte a 200 familias en vez de a 200 individuos, y finalmente acabaría por dar pasaportes a miles mediante diversos trucos. En noviembre se obligó a los judíos protegidos por países neutrales a concentrarse en un gueto, desde el que serían deportados, por lo que Sanz Briz, siguiendo el ejemplo del diplomático sueco Wallemberg, alquiló varias casas y las presentó como “Anexos de la embajada de España” lo que impedía que se llevaran a los refugiados en ellas. Finalmente consiguió que el gobierno español, ante la presión internacional, le diese permiso para actuar a su entera discreción. En aquel momento había miles de refugiados en las casas de la legación española en lugar de los 300 que a duras penas había conseguido que aprobaran los húngaros. Cuando éstos se dieron cuenta le insistieron en que debían deportar al resto. Sin embargo gracias a un generoso donativo al gobernador alemán y a sus insinuaciones de que si le permitían seguir con lo que estaba haciendo el gobierno español podía mediar con los aliados para lograr un armisticio con Hungría, consiguió que las “casas españolas” fueran respetadas. Finalmente Sanz Briz tuvo que abandonar Budapest el 30 de noviembre ante la insistencia del gobierno de que no debía de caer en manos de los rusos, dejando la legación española en manos de Giorgio Perlasca, un italiano que había combatido con los nacionales en la guerra civil y que, haciéndose pasar por el nuevo embajador español, consiguió mantener a los refugiados a salvo hasta que llegaron los rusos. En total se calcula que gracias a Sanz Briz, Muguiro y Perlasca se salvaron unas 5000 vidas."

Algunos datos más de Javi Peláez en su blog La Aldea Irreductible:

"Las autoridades nazis otorgaron al español un cupo de 200 personas. Solo podría emitir 200 pasaportes, ni uno más.
Sanz Briz lo aceptó sin rechistar, y dio ordenes en su embajada para preparar los salvoconductos……..pero no 200 sino muchos más, tantos como fuese posible.

Emitió miles....... y el truco residía en que ningún pasaporte tenía un número mayor al 200, pero tampoco estaban repetidos. Fue creando series que iban del 1 al 200, así, por ejemplo, del pasaporte número 50 había varios: de la serie A-1, de la A-2, del a A-3…..

Esto, sin embargo, creaba otro problema, el de la cantidad : los nazis se escamarían si veían demasiados judíos “españoles” por la calle…..
Sanz Briz entonces decide alquilar ocho casas en Budapest, a las que colocó la bandera española y un cartel que advertía : “Anejo a la legación española. Edificio extraterritorial.”
De esta forma, las casas gozaban de inmunidad, dada su españolidad y, ante el más mínimo incidente, presentaba una nota de protesta ante el Ministerio de Negocios Extranjeros.

Unas 5.200 personas lograron salvar sus vidas gracias a la abnegación, sacrificio y valentía de Sanz Briz, con la ayuda de Perlasca ; casi 5 veces más que Schindler y, sin embargo, su nombre sigue siendo desconocido para muchos…… tal vez porque Hollywood nunca le dedicó una película.
Sí tenemos, sin embargo, una magnífica producción italiana : “ El Cónsul Perlasca ” ( 2002 ) que narra la segunda parte de esta gran historia, con la música de Morricone de fondo. Más abajo podéis ver el trailer. No dejéis de verla si tenéis ocasión.

Angel Sanz Briz, un gran personaje irreductible, y junto a él Giorgio (Jorge) Perlasca, Oskar Schindler, el diplomático sueco Raoul Wallenberg ( al que se le atribuye la salvación de otros 40.000 judíos húngaros)….y tantos y tantos otros, héroes anónimos, hombres de una pieza, cuya determinación, valor y perseverancia marcó la línea entre la vida y la muerte de tantos inocentes.
Todos ellos, sin duda, ocupan hoy un lugar preferente en nuestra galería……y en el corazón de otros muchos….."


Las fotografías han sido tomadas de

1.- Libro de notas.

2.- Wikipedia.

3 y 4.- La Aldea Irreductible.

3 comentarios:

Tillocai dijo...

Increible, no sabía nada de nada sobre este personaje.

Está bien saber que todavía hay gente buena sobre la faz de la tierra, eso me reconforta

DrRobert dijo...

Ya había leido su historia y es que se merece un lugar de honor en la historia de la humanidad, estos si son ejemplo.

Buen día iMeNiMe

Ternin dijo...

Como no estamos en los USA no hay peli que valga...

Publicar un comentario

 

También en...