La hipocresía en la polémica sobre Spotify

4/19/2011

Asisto alucinada durante los últimos días a una avalancha de críticas a la plataforma musical Spotify por los cambios anunciados en sus servicios "Free" y "Open" (ambos gratuitos). Conviene recordar que España era uno de esos países en los que la plataforma tenía un trato de favor con los usuarios al ser de los primeros en los que se implementó y nos concedía 20 horas de música al mes en lugar de las 10 habituales. Desde el primer momento la compañía advirtió que era una medida que duraría un tiempo, y me parece lógico porque es de justicia que usuarios de distintas zonas tengan los mismos servicios. Ahora, a partir del 1 de mayo, los usuarios de servicios gratuitos de Spotify tendrán 10 horas al mes y no podrán escuchar una canción más de 5 veces ese mes. Y las redes sociales han puesto el grito en el cielo, ¿por qué? No lo entiendo.

Hace ya tiempo que los internautas venimos exigiendo un cambio en el modelo empresarial de la cultura, pidiendo precios justos para consumirla. Spotify es un exponente de ese cambio, por 5€ al mes puedes escuchar toda la música de su catálogo sin restricciones. Por 10€ puedes además descargarte todas las listas de reproducción que quieras para escucharlas sin conexión y usar el programa en dispositivos móviles. Pues bien, todos los comentarios que leo van en la línea de "volvamos al emule", "habrá que volver a piratear"... Es decir, a ver si lo entiendo, ¿le voy a tener que dar la razón a los sabuesos de la SGAE que dicen que los usuarios sólo queremos el gratis total?. Flaco favor le hacemos a la causa de la cultura a un precio justo si no apoyamos las iniciativas que la hacen posible.

Es más, muy hipócritas están siendo quienes abanderaban la defensa de la libertad de expresión y criticaban la Ley Sinde si ahora defienden el gratis total cuando se les pone delante un modelo de distribución de la música asequible, justo. A lo mejor soy yo la que está equivocada, si es así me gustaría saber qué plantean los que critican la reducción de horas del servicio gratuito de Spotify. Porque quejarse es muy sencillo pero ¿buscar soluciones?, ¿estamos en este país acostumbrados a eso?. Creo que no, pese a que ingenio y creatividad nos sobra a raudales. ¡Ay, si los empleáramos en llevar a buen puerto esas soluciones y no a buscar nuevas maneras de quejarnos!.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

3 comentarios:

* Sara * dijo...

Imagino, que como en tantas cosas que últimamente me ponen de los nervios, muchos asegurarán que "tenemos derecho" (sí, al gratis total). Creo que estamos perdiendo el norte...

Anónimo dijo...

A mí me importa poco que en los demás países haya más o menos horas, a mí lo que me importa es que YO, y por extensión mis allegados (parte social de Spotify), pueda seguir disfrutando de lo que hemos disfrutado siempre. Luego criticáis el capitalismo... no sé yo dónde está la hipocresía... La cultura debería ser gratuita. El error, en mi opinión, es la tan conocida "industria cultural", querer obtener beneficio económico de algo que nos pertenece a todos.

iMeMiNe dijo...

1º Ser anónimo y opinar deja invalidada tu opinión porque no das la cara para defenderla.

2º ¿Quién ha criticado en este blog el capitalismo? A mi que me registren.

3º O sea, me estás diciendo que la gente que trabaja en Spotify, que sube la música, que comprueba que todo marche bien, que escribe las bios, noticias... que hace posible el Spotify Social ¿lo tiene que hacer por amor al arte? O el músico profesional que no es Alejandro Sanz sino que depende de 30 o 40 euros que saque en la tocata de turno para poder seguir haciendo música ¿tampoco debería cobrar nada?...

Pues sería bueno saber en qué trabajas, más que nada para decirle a tu jefe que también vas a trabajar por amor al arte y repartirnos tu sueldo, ¿no?

Publicar un comentario

 

También en...