Love is all you... Glee [primera parte]

10/05/2013


Dentro de los fans de Los Beatles y, más concretamente, los que somos (o intentamos ser) coleccionistas estamos los llamados "completistas". Es decir, que además de perseguir cualquier objeto, disco, libro, película, memorabilia... directamente relacionado con Los Beatles también gustamos de cualquier cosa que tenga que ver con su universo. Así que cuando me enteré, gracias a mi amigo Mauri, de que el primer capítulo los dos primeros capítulos de la quinta temporada de Glee estaban dedicado íntegramente a los de Liverpool me puse a ver el primero inmediatamente. 

Y, una vez visto, os dejo este análisis de "beatlelidad", es decir, compatibilidad beatlémana o grado de "acierto" del homenaje a los Fab Four. Pienso que también puede interesar a los fans de Glee que quieran saber más sobre la serie, a vuestro criterio lo dejo. Mañana continuaremos con el segundo capítulo. Gracias a Alberto por rectificarme porque no ha sido uno sino dos los capítulos dedicados a los de Liverpool.


CANCIÓN 1: YESTERDAY
El capítulo empieza con Rachel, aspirante a actriz en Broadway, audicionando para un papel. El director y el actor de renombre que le hacen la prueba comentan después que dudan de si es la adecuada para el papel por su inexperiencia. Y la chica comienza a cantar Yesterday

Este tema fue compuesto por Paul McCartney, quien dice que soñó la melodía. De hecho, durante un tiempo la canción tuvo un título provisional, Scrambled eggs, porque no le salía la letra. Aparece en el álbum Help! y si la memoria no me falla es el primer tema en el que tocó un único beatle, acompañado por un cuarteto de cuerda a propuesta del productor George Martin

Mi veredicto es ACIERTO por parte de la serie porque empezar con la canción más versionada de la historia y hacerlo bien no es fácil.


FIN DE LA PRIMERA PARTE.

Para los títulos de crédito mezclan una versión instrumental de Help! con un homenaje a las poses que hacen Los Beatles rollo película A hard day's night. Casi todos los chicos parecen encantados con dedicar dos semanas de clase al grupo de Liverpool menos una animadora, llamada Kitty, que les define como "grupo de los 40". El resto de chicos aportan datos muy curiosos de cada uno de los integrantes y de lo que la banda ha significado en la historia de la música. Esta parte es seguramente lo que más me ha sorprendido porque lo habitual cuando se hace un homenaje a Los Beatles es dar los típicos datos manidos (Ringo el gracioso, Paul el melódico, etcétera) y aquí van mucho más allá. Bravo. Por cierto, un dato curioso, cuando uno de los chicos dice que no les conoce mucho y que está en el "black side" es muy gracioso porque una de las grandes inspiraciones de Los Beatles fue la música negra. 


SEGUNDA PARTE.

CANCIÓN 2: DRIVE MY CAR
El mayor error del capítulo. En primer lugar y lo más importante: George y John se estarán revolviendo en sus tumbas porque si algo detestaban eran las películas musicales en las que se empezaba a cantar por las buenas, algo que pasa descaradamente en esta escena entre Artie y Kitty. Lo segundo, ¿Kitty no acababa de dejar claro que no conocía a Los Beatles? ¿y ahora de pronto se sabe Drive my car? Hubiera sido mucho mejor dejarla calladita y contoneándose porque, para colmo, no empastan para nada bien las dos voces. Da rabia porque Drive my car, del disco Rubber Soul, es una pequeña joya que no merecía este destrozo. Estamos hablando del disco que supone la confirmación de que Los Beatles han entrado en una segunda época psicodélica, rica de sonidos y matices... Y Drive my car es de las canciones en las que mejor se ve esa transición.  

El veredicto tiene que ser ERROR, y de los gordos. Aunque luego esta pareja lo medio arraglará a medida que su relación vaya cambiando en el capítulo. 


CANCIÓN 3: GOT TO GET YOU INTO MY LIFE
Muchos fans de Los Beatles son reacios a que se hagan constantemente versiones de sus canciones, y no me extraña viendo atrocidades como las cometidas por Justin Bieber o más recientemente ayer por Iñaki de la Torre en La Ventana de Carles Francino


Pero merece la pena pasar por todo eso para encontrarte luego con cosas tan bonitas como esta versión, interpretada por los protagonistas absolutos del capítulo, Blaine y Kurt. Que, dicho sea de paso, parece que tienen tarifa plana con la típica banda americana de penachos de plumas y trajes a lo Pepper (tenéis que ver el capítulo para saber por qué). La excusa para empezar a cantar es muy muy beatle. "He preparado algo", "no, no me voy a quedar aquí sentado mientras cantas. Así que voy a cantar yo". La canción está cantada con gusto exquisito, máximo respeto y las voces de los chicos (sobretodo Blaine) clavan cada matiz de las originales. 

En este caso es un gran ACIERTO, tanto en cuanto a beatlelidad como a buen gusto por ese momentazo flashmob. Algún dato sobre la canción, la podéis encontrar en el álbum Revolver del que también os recomiendo Tomorrow never knows. Son dos canciones fuertes, diferentes. Sobretodo "tomorrow" basada en la lectura que hizo John Lennon del Libro tibetano de los muertos y que os sorprenderá por los primeros acordes que parecen gaviotas pero están colocados al revés de cómo se grabaron. "Got to get you" es típica factura McCartney hablando de su tortuosa relación con la actriz Jane Asher y tratando de ser duro mientras habla de amor. Hace, además, alarde de voz. Por algo es el beatle que mejor canta y más amplitud de registros tiene. Con diferencia. 


CANCIÓN 4: YOU'VE GOT TO HIDE YOUR LOVE AWAY
Ya os dije cuando hablábamos de Drive my car que la pareja de personajes que la "perpetraban" luego lo arreglarían. Ha llegado el momento. La chica, Kitty, sigue sin gustarme cómo canta. Pero bueno, reconozco que le da una entonación y unos matices correctos a la canción. Artie perfecto, tanto en interpretación como en contar una historia mientras se canta e interpreta.

La canción está perfectamente adaptada, al servicio de la trama, así que perfecto por ahí. You've got to hide your love away es, para mi gusto, una de las grandes olvidadas de la primera época de Los Beatles. Y tienen muchas. Parece que en esos años únicamente hacían "Yeah, Yeah, Yeah" y no. Instrumentalmente, vocalmente y en cuanto a la historia que cuenta es una auténtica joya. Yo la encuadraría en la etapa que podemos llamar "de llamar la atención" de John Lennon, que empezaba a ser consciente de que había perdido el control de su vida. Si, por los porros y lo que vendría después entre otras cosas. Pero también porque su historia con Cynthia Lennon se empezaba a desmoronar y Lennon no se estaba portando nada bien. Años después pediría perdón por ello. Además de en el álbum podéis escucharla en la película Help! donde tampoco se le da la más mínima importancia. Una pena. 

Así que un ACIERTO por fin para la historia de amor secundaria del capítulo. 

FIN DE LA SEGUNDA PARTE.

TERCERA PARTE: THE PROPOSAL (La pedida de mano)

Mi parte favorita del capítulo argumentalmente. Blaine le va a pedir matrimonio a Kurt y viendo el precedente de la canción 4 la cosa promete. Los chicos pretenden contar con los otros coros, sus competidores, porque ya es hora de que el matrimonio gay empiece a verse como algo normal (hacen un guiño a que en Rusia no pero en muchos sitios del resto del mundo si). Como romántica empedernida me encanta y estoy CONVENCIDA de que Los Beatles estarían encantados con que su música se use para apoyar tan maravillosa causa como celebrar el amor entre dos personas. 


CANCIÓN 5: HELP! 
¿Quién no ha sentido que perdía el rumbo alguna vez en la vida y ha necesitado a alguien que le ayude? Eso es Help!, así la concibió Lennon y a lo largo de los años ha servido de sintonía para multitud de cosas. En esta ocasión es Blaine quien pide ayuda, a sus compañeros y a los integrantes de tres corales rivales, para hacer de su pedida de mano "un acontecimiento cultural". La canción empieza con los chicos corriendo cual fans enloquecidas en A hard day's night o como en la escena final de Help! cuando se lia parda porque todo el mundo persigue a todo el mundo y no saben muy bien por qué. A toda la canción le dan el espíritu de varias escenas de la película: diferentes espacios en los que van a buscar a cada una de las corales y cada vez son un grupo más grande de chicos corriendo y buscando a otros. Sólo falta el anillo ritual y la diosa Kaili manchada de sangre. 

Otro ACIERTO, por tanto. Sobretodo por el ritmo de las imágenes. 

CANCIÓN 6: A HARD DAY'S NIGHT
No me preguntéis por qué pero en todo homenaje a Los Beatles hay un momento erótico-festivo. Esto es así y pienso que porque hay canciones a las que los fab le dieron intencionadamente un rollo de dobles sentidos muy sexy. La melodía y cómo cantaron aquellas canciones ayuda. A hard day's night suele ser la elegida para el número de lucimiento de la chica buenorra y así ha sido en este caso.

¿Recordáis a Rachel, la aspirante a actriz de la primera canción? Pues ha encontrado curro en un restaurante tipo Ellen Stardust, de ésos que hay en Broadway en los que los camareros te cantan y bailan porque quieren una oportunidad en el mundo de los musicales. Sinceramente, esperaba un número en el que la chica se luciera un poco más. Si yo fuera el director la contrataría a ella o a cualquiera de sus compañeras porque todas hacen prácticamente lo mismo. Le falta un poco de rollo diva al a interpretación de la canción y al número en general. 

Por eso y con todo el dolor de mi corazón, porque la actriz me recuerda a mi querida Pe Cruz, tengo que decir que esta canción es un ERROR. Por cierto, como ya sabréis, esta canción da nombre a un disco y una película de Los Beatles pero lo que seguramente no sabréis es que la frase no tiene mucho sentido. La usaron porque Ringo Starr solía inventarse frases sin sentido como "es la noche de un día ajetreado" o "el mañana nunca sabe". A Lennon y McCartney les gustaban y las usaban como títulos. Ringo, para mi gusto, era el pegamento del grupo, el que les mantenía unidos. 


INTERLUDE.
Hago un alto en el camino para decir que la trama entre la entrenadora y el director del instituto es taaaaan beatle. Me recuerda a cuando en la película Help! Mal Evans (asistente personal y road manager del grupo) aparece como un nadador despistado en varios momentos o también me recuerda a todos los malos de esa película, tan absurdos como la entrenadora. Otro punto a favor de la beatlelidad.




CANCIÓN 7: I SAW HER STANDING THERE
Tras toda una vida de beatlemanía hay cosas que te esperas cuando te enfrentas a cosas como "un capítulo de Glee de Los Beatles" Pero EN LA VIDA habría esperado esto y me ha sorprendido gratamente. Os pongo en antecedentes, cuatro de los protagonistas se enfundan cuatro trajes de chaqueta, cogen instrumentos idénticos a los de la banda, hasta uno de ellos hace de bajista zurdo. Imitan sus movimientos y su sonido a la perfección. 

Queda un poco raro que canten cada uno como solita una estrofa pero he ALUCINADO cuando el que hace de George se movía como el o cuando en la presentación "I'm Paul, this is Ringo,..." el que hace de Paul imita sus voces, creo que es el actor que interpreta a Blaine. Tiene que ser un frikazo de Los Beatles porque imita a John en todo y a lo mejor me flipo pero hasta se me parece con el pelito así para adelante. 

Me encanta la elección de una canción como I saw her standing there, tan potente vocalmente y de la que tantas grabaciones hay en directo. Era un reto sin duda para los chicos. Y para una beatlémana empedernida es un ACIERTO. Doy las gracias a la serie por esa recreación, me ha encantado. Lo mejor del capítulo para mi. 


GRAN FINAL: ALL YOU NEED IS LOVE
Yo no tuve pedida de mano hasta que me casé así que no tengo ni idea de lo que se siente pero sin duda que te la hagan sorpresa y encima al ritmo de el himno al amor por excelencia tiene que molar. Gran fiesta para celebrar que el amor no entiende de sexos, razas o religiones. ¡Viva el amor y viva Glee por celebrarlo con Los Beatles!. Hay cosas que es mejor disfrutarlas así que esta vez tendréis que ser vosotros los que juzguéis al reparto de Glee al completo: 



Gracias por leerme, sed felices y recordad: "Al final, el amor que das es igual al amor que recibes".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en casi todo. Yo me he criado con una hermana que de pequeña me ha puesto los Beatles y soy seguidora de Glee, con lo cual estos capítulos me flipan. Pero me parece que A hard day's night es un acierto como espectáculo y definitorio del carácter de esos personajes.

MG dijo...

Finalmente comento y, la verdad, ¡Coincido al 100% contigo!. Espero impaciente tu opinión sobre el segundo capítulo dedicado a The Beatles :D

Publicar un comentario

 

También en...