Epílogo: 11 de Septiembre

9/14/2009


Once de Septiembre de 2009. Lo mejor del día vino al final. Nos reunimos en casa de mi hermana Sonia para ver a mi futuro sobrino. Aquí está, tan perfecto, tan bonito, tan parte de nosotros. Estamos deseando poder tocarle y besarle hasta cansarnos. Pero eso será en Diciembre, por el momento sabemos que no le gustan las ecografías y que está sano y perfecto.

También fue el día en que decidí dejar de dar tumbos en la vida, no ir más a salto de mata y hacer gala de mi gran capacidad de organización. Un pequeño incidente, como siempre en mi existencia, ha supuesto el punto de inflexión definitivo. Si había en mí un atisbo de ansiedad ahora sé que la generaba mi equivocada actitud de querer hacerlo todo a un tiempo, desordenadamente, pero hacerlo. Y estoy convencida de que a partir de ahora podré hacer más y mejor. Por mí, por mi carrera y por mi familia.

Como siempre, mi cumpleaños y el mes de septiembre han supuesto un giro en mi vida, un nuevo comienzo. El auténtico año nuevo en que piensas que eres capaz de ser mejor y de hacer todo aquello que te propongas. Asumes los errores del pasado y los vuelcas en positivo. Ahora toca escribir en el lienzo en blanco que 365 días me ponen por delante. Y todos esos días tendré 28 años. ¡A aprovecharlos!



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 comentarios:

Cherry dijo...

:)

ánimo en los siguientes 365 días!

Y enhorabuena por ese sobrinito en camino. Son supermonos cuando nacen, pero cuando empiezan a interactuar contigo es cuando se vuelven irresistibles!!

Publicar un comentario

 

También en...